Nunca hay dos de nada

Dibujo de la artista Pia Bramley

“Una vez se detiene un coche, y la perezosa mujer del rico dueño de la fábrica se asoma y gimotea:

-Os doy veinticinco centavos por ese árbol.

En general, a mi amiga le da miedo decir que no; pero en esta ocasión rechaza prontamente el ofrecimiento con la cabeza:

-Ni por un dólar.

La mujer del empresario insiste.

-¿Un dólar? Y un cuerno. Cincuenta centavos. Es mu última oferta. Pero mujer, puedes ir por otro.

En respuesta, mi amiga reflexiona amablemente:

-Lo dudo. Nunca hay dos de nada.”

Truman Capote
‘Un recuerdo navideño’, Cuentos Completos
Editorial Anagrama
Pág. 246

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: