Grazie Roma e … Arrivederci!

Hoy día 29 de noviembre, se cumplen 2 años exactos de mi llegada a Roma. Llovía, como hoy.

Recuerdo mis primeros posts en los que echaba de menos mis rutinas barcelonesas, algunos objetos o lugares, personas…No es que ahora no lo haga sino que debo reconocer que en igual medida en que me cuestan los cambios, una vez habituada, me afecciono a ellos de una manera bastante sentimental. Para mí ahora mismo mi vida está en muchísimos aspectos unida (y lo estará siempre) a Roma.

Cuando viajaba por motivos de trabajo para visitar ferias de arte me fascianaban Nueva York, Berlín y Londres y sin embargo la vida se ha ocupado de llevarme a lugares dónde yo no esperaba vivir, como Córdoba a los 25 años o Roma a los 32 y proximamente… Beijing! (a los 34).

Me ha impresionado vivir entre obras que tienen más de 2000 años de vida y parecen tan coetáneas, donde paseo por lugares dónde trabajaron y vivieron los mayores artistas de la historia, lugares dónde siempre ha habido muertes ya fuese por guerras, disputas o asesinatos, lugares donde han vivido y perecido etruscos, romanos, bárbaros, papas, duques, estrellas de cine de los 50’s, religiosos de todas las órdenes, fascistas, republicanos, judios, mártires, santos… me impresiona vivir en una ciudad que ha sido el centro del mundo durante muchos siglos y que como tal ha sido el foco de muchos sucesos atroces, magníficos, románticos, tristes, artísticos o monumentales.

Me voy más contenta que triste. Contenta por haber querido aprender y disfrutar de esta ciudad. He aprendido su idioma ( más o menos, la verdad sea dicha), he disfrutado con el cine italiano contemporáneo y antiguo, he visitado museos, iglesias, palacios, jardines, criptas, bares, restaurantes, cafeterías, tiendas y supermercados, he asumido muchas costumbres como mías (comer a las 13:30, tomar pasta tan solo con aceite de oliva virgen y pecorino o tomar helado cualquier día del año), he hecho buenos amigos, he visto nevar en el panteón, me he refrescado con la grataccheca en verano…Si en dos años he conocido tantas cosas buenas, qué de cosas me quedan por delante que ahora no imagino.

Me reía de los italianos cuando se definían como extra sensibles a la belleza. Ahora lo entiendo. Roma es demasiado bella, tanto que puede hacer daño. Hay quien es inmune y hay a quien le roba el corazón. A mi me lo ha robado y por ello le doy las gracias, por todas esas cosas que me ha regalado y que me acompañarán siempre:

mi vecina que canta Ópera mientras desayuno
la pizza de masa fina con bordes quemados
el Oiiiii, Ciao y Buongiorno que se grita la gente por las mañanas
el helado de 1€ de San Calisto, de zabaione con panna casera
el cannolo sicialiano de piazza San Cosimato
el aperitivo
Claudio
Katharine y Valentina
Clara y Antonio
Jorge y Giulia
Lee y Yinnon
Nuria y Dávide
Lara
el pan filonne de Rannela
la lasagna que Clara me enseñó a cocinar
la pizza bianca
la gratachecca
los zucchini
el cine al aire libre de isola tiberina
el parque Doria Pamphili
los caravaggios
el Panteon
el emperador Adriano
la cripta de los capuchinos
el helado que no es helado de merengue de Armony en Pratti
el chocolate de módica (que es siciliano)
el vino blanco dulce est est est
las 12 en el Gianicolo
las campanadas y sus cuartos
los cielos
el mercadillo navideño de piazza Navonna
campo de fiore
los puestos de cocomero en verano
Bernini
el jardín Botánico y el jardín de los naranjos
villa Giulia
ver nevar a través del óculo del Panteón
las subidas del río
Portaportese los domingos
los puestos de peliculas originales a 3€
los museos capitolinos
los bombones de limoncello
el tiramisú
el indio de debajo de casa
las palabras que suenan bien como bichieri, cocolle, pipistrello o pannacotta
los atardeceres
Santa Maria in Trastevere
El restaurante chino Ci Lin
Los altares a virgenes y santos en las esquinas
los colores naranjas, ocres y marrones de las fachadas
los adoquines
las terrazas de verano con parras y buganvillas
la piezzeria ai marmi
el cacio e pepe
las tardes en la ópera
la ópera en las termas de caracalla en verano
las heladerías en cada esquina
mi casa en Via San Francesco a Ripa

y tantas tantas cosas…

Anuncios
1 comentario
  1. Anónimo dijo:

    Me ha encantado tu post primita !!!! Menuda experiencia vital te llevas contigo, esto te quedará para toda la vida!! Que maravilla !! Besotes y hasta dentro de unos días, que los de aquí os queremos mucho y tb tenemos muuuuuchas ganas de veros !! un besote gordo gordo!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: