archivo

El día a día

Cuando me traslade a Roma, a los 60 días de llegar, hice un post sobre todo lo que me gustaba. No me acuerdo de lo que era pero ahora, dos años después de haber vivido en esa ciudad, me doy cuenta que muchas cosas de las que me robaron el corazón no se pueden encontrar en ningún otro lugar y no se pueden pagar con dinero: el cielo y sus nubes, el sonido de las fuentes, el sonido de los adoquines, el olor a cafe y leña de horno, la música con la que te topas por casualidad: opera en una esquina, un coro en una iglesia, villancicos en una plaza…

Quiero intentar captar todas esas cosas aquí también, a pesar de que haya cosas que se compran con dinero, como pedir el desayuno online (pancakes o bagels) con un zumo o un batido, que sinceramente no están nada mal…

Llevo viviendo en Shanghai 170 días y he aquí algunas de las cosas que me empiezan a gustar:

Me gusta mi calle, Julu Lu con sus hileras de plátanos a ambos lados de la calle.

Julu Lu

Foto de Evan Chakroff

Me gusta el Lilong de al lado de casa con su ropa tendida, el perrito pequinés en su jaula, la costurera, la señora con el pie al revés…

Me gusta la falta de vergüenza a la hora de combatir el calor: camisetas arremangadas enseñando barriga, toallas mojadas en la cabeza o enrolladas en las muñecas,  toquillas que solo cubren los brazos para evitar el sol, viseras integrales de cara…

visera

Me gusta el sonido de las cigarras. Intento descifrar su ritmo porque a veces gritan sin parar y de repente se callan todas a la vez, y al cabo de unos minutos empiezan de nuevo, a veces de pronto, a veces progresivamente.

Me gusta volver al pasado en algunos sentidos: ir 3 personas en una moto sin casco, ir con niños en un coche sentados encima de adultos…esas cosas que sucedían antes en españa y que si, son peligrosas, pero por alguna extraña razón las siento tan humanas.

moto

moto

motoristas

Me gusta comer con te caliente, siempre he sido friolera.

Me gusta la merienda de cumpleaños de la oficina, una vez al mes, con vino, cerveza, refrescos, pastel y fruta.

Me gusta nuestra tienda de fruta. Algunos días el propietario tiene algunos tesoros en la nevera, como aguacates.

Me gusta aprender, o intentar, aprender chino, hacer salir esos sonidos raros, crear tonos, imitar, repetir.

Me gusta ir en bici a trabajar.

yo en bici

Me gustan los parques porque están llenos de gente haciendo yoga, tai chi, baile, coreografías…

Me gusta la gente que viene de no se donde cargada de cajas a vender melones y pone su cama en la calle durante los días que dura la venta.

melones

Me gustan los bebes rapados, gorditos, con pulseras en muñecas y tobillos. Parecen pequeños budas.

nino

bebe

Me gusta poder ir a un museo con obras muy interesantes y pagar solo 2 euros.

Me gustan los puestos callejeros de fruta.

fruta

fruta

Me gustan los señores delgadisimos, arrugados y morenos que arreglan bicis.

bicis

Foto de Fernando Rial

 

officelife

Cuando llegue a la oficina hace 4 meses me sorprendio que los unicos occidentales fuesemos Evan y yo ( al menos fisicamente reconocibles). El dia que llegue me ofrecio ayuda y desde entonces me ha ido ofreciendo mapas de Shanghai, consejos de bares y restaurantes, recomendaciones para Hong Kong, Happy hour, comidas en grupo…pero una de las cosas mas divertidas son sus respuestas a mis whatsapp en la oficina.

No es una cosa que haga mucho, aqui todos se comunican por email por lo tanto todo esta en silencio, pero de repente se me ocurre una tonteria urgente que requiere una respuesta mas inmediata que un email…Nuestros whatsapp siempre son una pregunta y una respuesta, nada mada despues de eso.

Ejemplos de nuestros whatsapp:

1.

Yo: Mentos have calories? Mentos tienen calorias?

(hace unas semanas que estoy preocupada con mi aumento de peso y pensaba que quizas no era por los coctails o vinos o por la pasta o por los bocadillos, sino igual por los mentos)

Evan: Yeah Si

Fin

2.

Yo: The more I am bored the less I do..Is it normal? Cuanto mas me aburro menos hago…es normal?

(a veces pienso que deberia hacer tantisimas cosas en vez de escribir el blog en internet cuando tengo un rato libre…tutoriales, estudiar chino, etc pero se ve que no tengo voluntad..y es reconfortante y super necesario recibir urgentemente una ratificacion de tu normalidad…)

Evan: Sounds normal. Suena normal

Fin

Este es mi camino diario a la oficina a pie, cuando voy en bici voy por otras calles.
Cada trozo del camino tiene sus partes caracteristicas:

1

Primero salida de casa, aun en el Compound (hay 9 bloques).

la foto 3

Empieza Julu Lu, nuestra calle. A pesar de hacer 36, 32 o 30 grados se agradecen los platanos y su gran sombra aunque el calor sea el mismo, psicologicamente parece mas fresco.

la foto 4

Senyoras que vienen de la compra o van a la compra, que toman el fresco, que transportan un cubo con una escobilla (?)..

la foto 5

Arreglos varios propios del verano…

19

Subo por Fumin Lu, con bastante trafico

la foto

Cruzo Yanan, la autopista elevada que atraviesa la ciudad, ya se ve una esquinita de mi oficina.

20

Cruzo Fumin Lu, ahora ya se ve Wheelock squeare, el edificio donde trabajo.

21

En la esquina mi grupo de jardineros favoritos.

9

Entro en Jing An Park

23

Los abuelitos se reunen por las manyanas para charlar o jugar a cartas o al mahjong

12

13

dejo a los viejitos atras

ninya

Llego a la parte de juego de ninyos. Me encanta este Dino violeta y ver a las ninyas chinas con sus coletas y flequillo.

15

algunos creen que con “ventilar” la barriga se les pasara el calor

8

aqui si que ya la llegada es inminente

16

cruzo el semaforo, yo sin paraguas (aun..)

14

sigo la “fila” de trabajadores, entro en el vestibulo, paso mi tarjeta y se abren unas barreras tipo las del tiquet del metro en Barcelona, espero en el vestibulo de los ascensores que suben entre la planta 18 y 32, subo a la planta 22 y fin del trayecto.

 

20130331-220913.jpg
Mi primer masaje ha sido enfrente de casa, en Magpie.
Sinceramente ha sido como una tortura, creía que me iba a poner a llorar y a suplicarle al tío que lo dejase ya pero he aguantado los 45 min.
Primero entras y en un vestidor te pones una especia de pijama lo cual esta muy bien ya que así estas muy cómodo. Luego pasas a una camilla casi en oscuridad total y te ponen una sábana por encima, de ese modo no hay contacto entre sus manos y tu piel sino que es todo muy “aséptico”. Empieza el masaje por la espalda y te empieza a crujir todo, al menos a mi. Fuí notando todos mis nudos, nervios, contracturas etc acompañado de mi famosa respiración de búfalo que es o cuando estoy nerviosa o cuando me duele algo. Aquí quizás era todo mezclado. Me han dicho que es muy típico que te hagan morados o que te duela todo… Seguro que es buenísimo para los músculos pero vaya yo prefiero una sauna calentita y relajada.
Sólo te toca piel con piel en la cabeza y en las manos y pies. En ningún momento te das la vuelta, sólo al terminar te sienta y te hace un par de estiramientos y golpes secos raros. Algunos movimientos de piernas y espalda son parecidos a la osteopatía. A mi me parecía que me iba a quedar paralítica en cualquier momento. No entiendo como hay gente que se queda dormida…

20130403-213221.jpg

20130402-220837.jpg

Hoy se me ha revelado una cosa de mi misma inesperada. Nunca he sido de esos españoles que se vanaglorian del jamón de jabugo o que viajan con latas de fabada asturiana. Si que me he llevado varias veces turrón de suchard o sobados el Macho, pero poco más. Mi amiga Paula me dijo antes de irme a China que ella se llevaría seguro una lata de mejillones y una colonia nenuco. No le hice caso porque no me gustan los mejillones, pero si que he echado de menos la colonia…
Todo empezó estos últimos días, sabiendo que se acercaba la vuelta de Nando de Roma y Barcelona se me empezaba a hacer la boca agua pensando en un trozo de parmesano o en una sobrasada.
Hoy he salido feliz del trabajo sabiendo que me esperaban mi bien amado maritino así como algunas delicias. Ya he hablado del ascensor de la ofi y su música y su apelotonamiento pero no se si he hablado de la poca “sociabiliad” del pasaje; ni hola ni adiós, ni sonrisas, nada. Hoy mientras bajaba se ha parado en la planta 20 y han subido dos occidentales. Han sonreido al entrar (cosa típica en Roma o Barcelona, incluso se añadiría un hola o buenos días). He pensado que majos, deben llevar poco aquí. Uno de ellos ha ojeado una revista mientras se la llevaba a la nariz y ha dicho “mmm que bien huelen las revistas nuevas”. Eran españoles. Y va y he sonreído y he pensado: por fin un poco de humanidad! De felicidad frente a un olor de revista! De amabilidad en el ascensor! Español tenía que ser. Este pensamiento ya me ha trastocado. Una vez en la calle he ido a una panadería francesa a comprar una baguette pensando en el pan con sobrasada que efectiviwonder he engullido con avidez.

Dios mío! Llevo solo un mes y medio en China y ya me estoy españolizando!!!
Tendré que crear una sección de españoladas…